Márquez y Dovizioso

Andrea Dovizioso cruza la línea de meta por delante de Marc Márquez. EFE

Andrea Dovizioso se adjudicó en Catar el primer triunfo de la temporada de MotoGP tras imponerse a Marc Márquez en la última curva de la última vuelta, igual que el año pasado.

No obstante, su victoria en el circuito de Losail está en el aire, ya que prácticamente todas las marcas oficiales del campeonato, a excepción de Yamaha, interpusieron una demanda ante la Dirección de Carrera al considerar ilegal un pieza de la Ducati.

La polémica viene por un deflector que la fábrica italiana situó en la parte trasera de sus motos oficiales, las de Dovizioso y Petrucci, y que según Honda, Suzuki, KTM y Aprilia, proporciona un beneficio aerodinámico ilegal. Ducati asegura que su utilidad es enfriar la goma trasera y no tiene nada que ver con la aerodinámica.

Los comisarios escucharon a los representantes de los diferentes equipos tras la carrera y consideró que las modificaciones incorporadas en la Ducati eran reglamentarias, aunque los demandantes no quedaron conformes y trasladaron la protesta a la Corte de Apelación de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM). Serán los comisarios del organismo mundial quiene deberán resolver el caso.

Aunque la victoria de Dovizioso está en el aire, el director deportivo de Ducati, Paolo Ciabatti, aseguró que “estamos tranquilos” porque “sabemos que nosotros hemos seguido el reglamento técnico. Se distribuyó una circular entre los equipos el pasado día 2 en la que se especificaba claramente cómo se podían utilizar este tipo de deflectores en la parte posterior de la moto”.

Ciabatti también afirmó que “Yamaha ya utilizó un deflector muy similar el año pasado en Valencia, para evacuar el agua de sus motos”.