Las rencillas entre Marc Márquez y Valentino Rossi parecen ya cosa del pasado. Tras los cruces de declaraciones y la enemistad aparante en los circuitos, ambos pilotos sellaron la paz este fin de semana en Argentina con un apretón de manos.

El año pasado, el piloto español trató de resolver en público sus diferencias tras aquella patada que dio la vuelta al mundo, pero el italiano rechazó la mano de Márquez.

“No volvería a tender la mano a Rossi, ya lo hice”, aseguraba el piloto de Honda el pasado mes de febrero. Sin embargo, este fin de semana, tras el Gran Premio de Argentina en el que quedó campeón con el ’46’ en segunda posición, se produjo el acercamiento.