Maverick Viñales logró cortar la peor racha de resultados de Yamaha: 22 carreras sin vencer y establecerla en 26, tras conseguir hoy, domingo, el triunfo en el Gran Premio de Australia de MotoGP que se disputó en el circuito de Phillip Island.

Viñales, que vuelve a lo más alto del podio 29 carreras después, supo aprovechar a la perfección la oportunidad que le brindó la prueba, al perder a uno de sus principales protagonistas, el actual campeón del mundo, Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), cuando este fue embestido por la moto del francés Johann Zarco (Yamaha YZR M 1) y su moto sufrió daños que le obligaron a retirarse.

Márquez no pudo aprovechar su privilegiada posición en la formación de salida al levantar más de lo previsto la rueda delantera de su Repsol Honda en el momento de la salida y a final de recta se vio superado por hasta cinco pilotos, aunque uno de ellos, el italiano Danilo Petrucci (Ducati Desmosedici GP18), no pudo entrar en la curva y acabó haciendo un espectacular recto.

Por delante del campeón del mundo estaban los italianos Andrea Iannone (Suzuki GSX RR) y Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP18) y el australiano Jack Miller (Ducati Desmosedici GP17), el único que aguantó un poco más el ataque de Marc Márquez, quien en la segunda vuelta ya era líder de la carrera.

Aunque Andrea Iannone consiguió un impresionante ritmo tanto en entrenamientos como en los últimos libres de la matinal dominical, en el momento de la carrera el piloto de Repsol Honda, ya campeón del mundo de MotoGP, sacó a relucir todo su potencial para desde el segundo giro intentar marcar un ritmo que le permitiese escapar en solitario, a pesar de los esfuerzos de Dovizioso e Iannone, en primera instancia, por que no fuese así.

Dovizioso, en un segundo plano durante los entrenamientos, que acabó en la novena posición, fue el primero en tomar la iniciativa en la quinta vuelta, cuando adelantó a Márquez, quien tuvo un percance al final de la recta de meta, al ser golpeada su moto por la del francés Johann Zarco (Yamaha YZR M 1) cuando se caída, lo que le forzó a retirarse con daños en el colín.

Ahí se acabó la carrera de Marc Márquez, quien al llegar a su taller se percató de que toda la parte posterior de su moto había sufrido daños incompatibles con la posibilidad de continuar en carrera.

La prueba había perdido a uno de sus principales protagonistas cuando Dovizioso se esforzaba por defender su liderato de los ataques de Maverick Viñales (Yamaha YZR M 1), segundo de entrenamientos, el australiano Jack Miller y el propio Iannone.

Viñales se puso líder en el segundo parcial de la octava vuelta y con una vuelta rápida de 1:29.924 consiguió algo más de seis décimas de segundo sobre su inmediato perseguidor en ese giro, en tanto por detrás su compañero de equipo, el italiano Valentino Rossi, también iniciaba su propio ataque y se situaba segundo.

El ritmo impuesto por Viñales le permitió ir incrementando poco a poco su ventaja, que en la undécima vuelta ya era de 1,3 segundos respecto a Rossi y más de segundo y medio sobre Andrea Iannone, tercero, quien poco después se “coló” en una curva y perdió varias posiciones, y mientras que Dani Pedrosa (Repsol Honda RC 213 V) se iba por los suelos en curva cuatro.

Una vuelta más tarde la ventaja de Viñales ya era de casi 1,6 segundos y en el decimotercer giro había aumentado hasta los dos segundos, por lo que bien se podía decir que su intento de fuga había fructificado.

Por detrás de él se produjo alguna que otra sorpresa ya que al grupo que encabezaba Rossi y en el que se encontraban Dovizioso e Iannone, se unió el español Álvaro Bautista al manillar de la Ducati Desmosedici GP18 de Jorge Lorenzo, quien apenas una vuelta más tarde, en la decimoquinta, ya se había colocado segundo.

El piloto de Talavera de la Reina, en su primera intervención con la Ducati oficial como suplente del lesionado Jorge Lorenzo, estaba protagonizando una más que brillante actuación, a pesar de los problemas de entrenamientos, mandando con autoridad en el grupo perseguidor del líder Viñales.

La ventaja de Maverick Viñales se acabó consolidando camino de la primera victoria de Yamaha desde el Gran Premio de Holanda de 2017 y suya desde la carrera de Francia, en Le Mans, también en 2017.

Tras él, los adelantamientos en el grupo perseguidor fueron una constantes y, tras ellos, Alex Rins (Suzuki GSX RR) se consolidó en solitario en la sexta plaza, con el cuarteto de delante en su punto de mira, y con Aleix Espargaró (Aprilia RS-GP), noveno, y Pol Espargaró (KTM RC 16), undécimo, al entrar en el último tercio de la carrera australiana, en el que el piloto de KTM se tuvo que retirar con problemas en el neumático trasero de su moto.

La victoria de Maverick Viñales era ya irrefutable y en el grupo perseguidor tomó la iniciativa Andrea Iannone, secundado por Dovizioso y Bautista, que por ese orden atravesaron la línea de llegada, con Rossi y Rins peleándose por la quinta plaza, que acabó en manos del español.

Aleix Espargaró concluyó en la novena posición, con Jordi Torres (Ducati Desmosedici GP16), decimoséptimo.